La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

domingo, 8 de junio de 2008

Feria del Libro 2008 en Madrid



No nos damos cuenta, pero cuando caminamos por las calles atestadas de gente, somos miméticos, como los bancos de peces, formamos corrientes que son ríos humanos y, a veces, nos dejamos llevar hacia el desagüe.

Lo pude comprobar el domingo, cuando buscaba desesperado la caseta 347 donde debería de firmar y aquellos bancos de peces me impedían el paso.

Es un lujo y una alegría poder haber estado en aquella caseta, rodeado de amigos que no se quisieron perder el acontecimiento. Y fue una verdadera gozada conocer a lectores anónimos a los que El laberinto de Noé les ha llegado al alma.




Por no olvidarme de alguno no pondré los nombres.
Gracias a todos por acompañarme.

3 comentarios:

apostillas literarias dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
apostillas literarias dijo...

Que alegría que todo haya resultado tan bonito, Esteban. No podía ser de otra manera.

Enhorabuena.

luisa dijo...

Sí, querido. La marabunta humana es como un banco de peces ciegos. Tienen tanto cebo al que acudir, que sus sentidos se pierden entre los neones luminosos de la ciudad. Pero veo que llegaste sano y salvo. Me encanta que gente anónima pudiera decirte en persona que les atrapó tu libro. La libélula es el guía. Es la luz que les ilumina el camino dentro del Laberinto. Te queda mucho por recorrer. Sé que, a veces, de manos anónimas vienen los mejores regalos. Espero que te escuezan los dedos de tanto firmar libros. Sana, sana… que nunca se curen por seguir firmando. Un beso.

Luisa Fernández.