La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

martes, 20 de abril de 2010

aL oTRO lADO del eSPEJO cumple 1 año

Y han pasado muchos cuentistas e ilustradores por nuestras páginas:

En el Nº0, a la palabra: Julio Cortazar, Edgar A.Poe, Jon Bilbao, Vicente Muñoz Álvarez, Esther Rodríguez, Luis Morales, Carlos Salem, Patxi Irurzun, Pepe Pereza, MªJesús Silva, Pablo Matilla, Andrés Portillo, Mario Crespo, Sergio C.Fanjul, Vicente Luis Mora, Fco.Cenamor, Susana Obrero, Luisa Fernández, Oscar Sipán.
Ilustrarón:Daniel Orviz, Fernando Falcone, Aída García Corrales, Marcus Versus, Bárbara Butragueño, ilkhi Carranza, Luis Morales, Dabiz del Reino, Lidia Litrán, José Naveiras

En el Nº1, sección verbo: Guy de Maupassant, Ricardo Pligia, Hipólito G. Navarro, Lorenzo Silva, Carlos Salem, David González, Ana Pérez Cañamares, Miguel Ángel Zapata, José Ángel Barrueco, Hasier Larretxea, J.Ramallo, Carlos Ardohaín, Escandar Algeet, Reyes Monje, Lola B.Gallardo, Marcos Vasconcellos, Carlos Ollero, Nacho Viñuela, Inés Martín, Carlos Frühebeck, Carmen Guzmán.
Iluminaron los cuentos:Lidia Litrán, Juanito Kalvellido, Leticia Vera, Ángel Rodríguez Robles, Ana Rodríguez Pastor, Beatriz Chaves, Lucía Barredo, José Naveiras, Alberto Rivas

En el Nº2, escribiendo silencios: Antón P.Chéjov, Oscar Sipán, Fco. Javier Irazoki, Alberto Infante, José Jacinto Muñoz Rengel, Giovanna Rivero, Roxana Popelka, Nacho Abad, Juan Pardo Vidal, Musi Al- Ramli, Déborah Vukušić, Alberto García Salido, Manu Sánchez Vicente (manuespada), Fusa Díaz, Jara Bedmar, Soledad Dávia, Begoña Leonardo, Javier Das, Yolanda Calahorra, José Ángel Beckett, Batania, Esteban Gutiérrez Gómez.
Y crearon de la nada: Gsús Bonilla, María Couceiro, Peter Jensen (VELPISTER), Laura Rosal del Rey, Ángel González González, Federico Romero, Pedro Morillas, Daniel Orviz.


MUCHOS AMIGOS CUENTISTAS, ILUSTRADORES Y FOTÓGRAFOS QUE COLABORARON SÓLO POR UN MOTIVO: PORQUE PENSABAN QUE EL CUENTO, EL RELATO, LO BREVE ES EL TIPO DE LITERATURA QUE EL SIGLO 21 PRECISA.





VEN A COMPARTIR CON NOSOTROS
EL PRIMER AÑO DE VIDA DE LA REVISTA
EN UNA NOCHE GRANDE DE CUENTO
JUEVES 22 ABRIL 2010, A eso de las 21:00H;
En el “TAPAS Y FOTOS” del Avapiés;
c/ Doctor Piga nº7, Madrid; metro Antón Martín, Lavapiés .



BREVE PRESENTACIÓN DEL Nº2 de la Revista AL OTRO LADO DEL ESPEJO,
&
MICRO ABIERTO
para los que tengan algo que contar, ya sabes, traes tu material (máximo 1, A4)
te apuntas, y lo lees.
Os Esperamos.


VISUALIZA EL CONTENIDO EN http://issuu.com/alotroladodelespejo/docs/aolde2





Y SI TE GUSTA, ENCARGA TU EJEMPLAR IMPRESO AQUÍ






Madrid viejo, mi Madrid de niño, es una oleada de nubes o de ondas. No sé. Pero, sobre todos los blancos y azules, sobre todos los cantos, sobre todos los sones, sobre todas las ondas, hay un leit motiv:



AVAPIÉS

Madrid terminaba allí entonces. Era el fin de Madrid y el fin del mundo. Con ese espíritu critico del pueblo que encuentra la justa palabra, que ya hace dos mil años se llamaba la voz de Dios –Vox populi, vox Dei-, el pueblo había bautizado los confines del barrio. Había las “Américas” y había además el “Mundo Nuevo”. Y efectivamente, aquel era otro mundo. Hasta allí navegaba la civilización, llegaba la ciudad. Y allí se acababa.

Allí empezaba el mundo del as cosas y de los seres absurdos. La ciudad tiraba sus cenizas y su espuma allí. La nación también. Era un reflujo de la cocción de España, de la periferia al centro. Las dos olas se encontraban y formaban un anillo que abrazaban la ciudad. En aquella barrera viva sólo se encontraban los iniciados, la Guardia Civil y nosotros, los chicos. Barrancos y laderas de espigas eternamente amarillas, siempre secas siempre y siempre ásperas. Humos de fábrica y regueros de establos malolientes. Pegujales de tierra aterronada , negra y podrida, arroyos sucios y grietas resecas, árboles epilépticos y espinos y cardos hostiles, perros flacos de costillas en punta, palos de telégrafos polvorientos, con las tazas de cristal rotas, cabras comedoras de papel viejo, botes de conserva vacíos y roñoso, chozas hundidas de rodillas en la tierra. Gitanos con las patillas en hacha, gitanas de falda de colorines manchadas de mugre, mendigos de barba y de piojos espesos, chiquillos todo trasero y todo tripa con los cagajones chorreando en los muslos y el botón del ombligo saliente en la bomba morena de la panza. Se llamaba barrio de las Injurias.

Era el punto más bajo de la escala social que empezaba en la Plaza de Oriente, en el Palacio con sus puertas abiertas a los cascos de plumas y a los cascotes embrillantados , y terminaba en Avapiés, que escupía el detritus final del otro mundo, a las “Américas”, al “Mundo Nuevo”.

Avapiés era, por tanto, el fiel de la balanza, el punto crucial entre el ser y el no ser. Al Avapiés se llegaba de arriba o de abajo. El que llegaba de arriba había bajado el último escalón que le quedaba antes de hundirse del todo. El que llegaba de abajo había subido el primer escalón para llegar a todo. Millonarios han pasado por el Avapiés antes de cruzar la Ronda y convertirse en mendigos borrachos. Traperos, cogedores de colillas y de papeles sucios y de gargajos y de pisotones, subieron el escalón del Avapiés y llegaron a millonarios. Así que, en Avapiés se encuentran todos los orgullos: el haber sido todo y no querer ser nada, el de no haber sido nada y querer ser todo.


Ramón Barea,
LA FORJA DE UN REBELDE

--
http://alotroladodelespejorevista.blogspot.com/