La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

lunes, 8 de febrero de 2010

¡Gracias, muchas gracias!










Bueno, no sé cómo decirlo... mejor dicho, sí sé. Una vez me preguntó un editor, para ver la posibilidad de publicar un libro (de cuentos), que si sería capaz de vender 750 ejemplares. No, dije convencido. Y era verdad, no creía poder llegar a vender tanto, un par de cientos vale, pero esa cantidad me parecía estratosférica. Pues bueno, el caso es que hace unos días me llamó mi editor de El colibrí blanco (EH Ediciones) y me dijo que llevaba 800 ejemplares vendidos y que otros 500 estaban en librerías con la esperanza de no devolución. Lo flipé, como es lógico, porque eso significa que me lee mucha más gente de lo que creía, y que el colibrí sobrevuela muchos lugares amigos.


Así que muchísimas gracias a todos, de corazón, porque muchos de los que os habéis gastado los 10 euros del libro soléis visitar este blog. Espero que haya sido un dinero bien invertido, y que hayáis disfrutado de su lectura. En todo caso, aquí podéis comentar lo que queráis.

Para leer cualquiera de mis libros no os tenéis que gastar un céntimo. Os acercáis a la biblioteca pública más cercana y anotáis el título y el autor en la lista de pedidos de lecturas, en 30-40 días el libro estará en la biblioteca y mucha más gente podrá leerlo. Pero, de todas maneras, y por si tenéis un compromiso y queréis regalar mis libros, os recuerdo que tanto El colibrí blanco como El laberinto de Noé están a vuestra disposición a un clik de ratón, que os lo llevan a casa de modo gratuito (sin cobrar los portes) en 3 o 4 días y que además os hacen un descuento del 5%. Y esto es posible porque un amigo, Javier, a través de sus dos sellos editoriales, Drakul y Likantro especializados en cómic y novela gráfica, dice que se puede hacer.

La verdad, no me gusta esta parte "comercial" de la escritura, pero tengo claro que si quiero seguir publicando, llegando a los lectores de ahora y, espero, de dentro de unos años, tengo que vender ese mínimo para que a la gente que apuesta por ti le sea rentable este asunto (o, al menos, no palmen pasta).


Pincha aquí si quieres un colibrí o aquí si no has leído el laberinto y te apetece tenerlo



¡Gracias, muchas gracias, de corazón!

10 comentarios:

Luisa dijo...

Me alegro de corazón. Debe ser emocionante (la Hostia) ver cómo todo el trabajo, los desvelos, el sacrificio y la entrega que uno va poniendo en la literatura va adquiriendo forma. Yo sabía que ibas a vender eso y más.
Que El Colibrí Blanco siga sobrevolando los cielos.

Enhorabuena y un fuerte beso, Baco.

Gsús Bonilla dijo...

plas, plas


que te suene a aplauso.

BACO dijo...

Me daba miedo este post. No se trata de tirarme el rollo, ni de ir de pesetero (porque todos sabéis que no da un duro), sino de compartir mi alegría porque la gente ha ido a una librería y entre cientos de miles se ha llevado un libro mío.

Asi que eso, muchas gracias, Luisa y Gsús

Ada dijo...

Enhorabuena y que sigas cosechando exitos de etiqueta negra.
Un beso

BACO dijo...

Lo dicho, Chusa, un beso y gracias

Miguel A. Zapata dijo...

Enhorabuena, Esteban. El libro y tú os lo mereceis. Y más. Es una cifra bastante interesante (créeme, que cobré yo hace poco por las ventas de mi segundo libro). A por el próximo escalón. Abrazos.

BACO dijo...

Ah, Señor Zapata, algo tendrá que ver su halagante reseña de contraportada.
Fuerte abrazo

marcelo dijo...

Te lo mereces, Esteban.
Enhorabuena

Javier dijo...

Hay que conocer la dificultad de este mundillo para felicitar de todo corazón a quien alcance esos números de ventas.
Estuve con un editor bueno de relatos y cuando le pregunté si quinientos libros era una buena cifra, durante unas décimas de segundo separó más los párpados en señal de admiración y confesó: Sí, es una cifra muy buena. Me quedó la sensación, acertada o no, de que era algo más que muy buena. ¡Así que más de ochocientos, sin comentarios!
Felicidades y a seguir

BACO dijo...

Gracias, Ángel y Marcelo: como tocar el cielo con las manos. No os digo más.
Fuerte abrazo.