La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

lunes, 23 de noviembre de 2009

Un relato de Italo Calvino


Las ciudades y los intercambios

Italo Calvino


A ochenta millas de proa al viento maestral el hombre llega a la ciudad de Eufamia, donde los mercaderes de siete naciones se reúnen en cada solsticio y en cada equinoccio. La barca que fondea con una carga de jengibre y algodón en rama volverá a zarpar con la estiba llena de pistacho y semilla de amapola, y la caravana que acaba de descargar costales de nuez moscada y de pasas de uva ya lía sus enjalmas para la vuelta con rollos de muselina dorada. Pero lo que impulsa a remontar ríos y atravesar desiertos para venir hasta aquí no es sólo el trueque de mercancías que encuentras siempre iguales en todos los bazares dentro y fuera del imperio del Gran Kan, desparramadas a tus pies en las mismas esteras amarillas, a la sombra de los mismos toldos espantamoscas, ofrecidas con las mismas engañosas rebajas de precio. No sólo a vender y a comprar se viene a Eufamia sino también porque de noche junto a las hogueras que rodean el mercado, sentados sobre sacos o barriles o tendidos en montones de alfombras, a cada palabra que uno dice -como «lobo», «hermana», «tesoro escondido», «batalla», «sarna», «amantes»- los otros cuentan cada uno su historia de lobos, de hermanas, de tesoros, de sarna, de amantes, de batallas. Y tú sabes que en el largo viaje que te espera, cuando para permanecer despierto en el balanceo del camello o del junco se empiezan a evocar todos los recuerdos propios uno por uno, tu lobo se habrá convertido en otro lobo, tu hermana en una hermana diferente, tu batalla en otra batalla, al regresar de Eufamia, la ciudad donde en cada solsticio y cada equinoccio intercambiamos nuestros recuerdos.


(Extraído de Las ciudades invisibles, biblioteca Italo Calvino, Siruela 1994)
Imágen tomada de internet

4 comentarios:

MAZ dijo...

Genial Calvino. Y ese cuadro de Remedios Varo es otra maravilla. Tiene usted buen gusto, Sr. Esteban. Abrazos.

BACO dijo...

Hace unos años pude ver una exposición de cuadros (acuarelas en su mayoría) inspirados en las ciudades invisibles de Calvino.
Una maravilla que me dejó perplejo máxime cuando la mujer del autor desentrañaba una anécdota maravillosa que tiene que ver con Cortázar.
Ojalá pudiese volver a ver esos cuadros.
Un abrazo, MAZ

Gustavo dijo...

Que gran libro "Las ciudades invisibles" ! Quién no quisiera escribir un libro como ése. Es de esas obras que no se reducen al ámbito de la literatura, sino que son absolutamente transversales a muchas otras disciplinas. La música, la pintura, la psicología, la arquitectura, la matemática. De qué otro libro podríamos decir lo mismo? No se me ocurre.

Un abrazo.

BACO dijo...

Muy cierto, Gustavo, lo que podríamos llamar un libro "TOTAL" o, como a mí me gusta decir, un libro "infinito".