La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

viernes, 14 de mayo de 2010

Un cuento de Ángel Olgoso


Caballeros de los puentes
El lunes pagué a una prostituta para que pisoteara en mi presencia dos docenas de ostras abiertas con sus zapatos de tacón alto, que lamí a continuación.
El martes pagué a otra, casi una niña, para que me masturbara con estiércol fresco de caballo entre los dedos.
El miércoles alquilé a una nueva para que me vistiera y maquillara de mujer mientras yo enjabonaba y rasuraba el rostro de la joven.
El jueves prometí una elevada cantidad a dos prostitutas para que me siguieran por los callejones con el fin de defecar luego en sus bocas.
El viernes cloroformicé a una prostituta entrada en años y le coloqué sanguijuelas en la vagina hasta que éstas se saciaron.
El sábado me negué a pagar a la prostituta alquilada tras azotarla con varillas extraídas de un paraguas, aduciendo el desagrado que me produjeron sus inoportunos gritos.
El domingo dormí casi todo el día, besé a mi esposa, a mis hijas, a las doncellas de mi esposa y a la institutriz de mis hijas, paseé durante una hora por el parque con el confesor de la familia y cené después opíparamente en Casa Beristain, en compañía de los demás magistrados. Todos bebimos vino de peptona, el mejor confortativo de los debilitados, restablecedor de las fuerzas y del apetito.


En unos días, Ángel Olgoso presentará su nuevo libro de relatos Los líquenes del sueño.

4 comentarios:

Hijos de Satanás dijo...

Me encanta. Lo corticopio para hank over.
Y reconozco que soy un ignorante y no conocía aún a Ángel Olgoso. Gracias, Esteban

Patxi

Mos dijo...

Demoledor. Te aplasta el cráneo más y más según pasan los días del relato. Uf!, muy fuerte.
Vaya, tenía que ser un magistrado.
(Esto sí que es poder judicial y no los del telediario).
Un abrazo de Mos desde su orilla.

BACO dijo...

Ángel Olgoso llevaba varios años sin publicar nada, pero tenía almacenados cuatro o cinco libros de relatos completamente terminados. El año pasado empezó a sacarlos a la luz, así que se ha destapado la vasija del genio y todo puede ocurrir con él.

Fuerte abrazo a los dos.

Raúl dijo...

Bien escrito, sin duda, aunque un pelín previsible, según iba acercándose el final de semana.