La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

jueves, 21 de febrero de 2008

El laberinto de Noé (II)


Bueno, ya tenemos fecha de presentación del libro en Madrid. Será el jueves 13 de marzo a las 20:00 horas en el Café Libertad (Calle Libertad nº8) . El acto será presentado por Alberto Ávila Salazar, ganador con su primera novela Todo lo que se ve (Lengua de Trapo, 2006), del IX Premio Arte Joven de Narrativa de la Comunidad de Madrid.

También sabemos que el libro estará seguro en librerías a final de mes. De cualquier forma, a la izquierda de este post tenéis un enlace con los distribuidores según la zona de España, que repito aquí.

Os dejo con uno de los relatos hilados en El laberinto de Noé. Obtuvo un premio importante en su día, que no suelo poner el en curri.



PEPSI

A Pascual Bailón todo el mundo le llama Pepsi. Lo de Pepsi viene de hace años, de cuando Ramona criaba hijos como conejos y en casa había una decena de bocas que alimentar. Por entonces Pascual Bailón se bajaba del andamio corriendo y se colocaba el batín blanco con tres bolsillos y el gorro de medio lado, para recorrer voceando ¡Hay Pepsi fría! ¡Hay Pepsi fría!, cubo de zinc en mano, las gradas del Price, del Campo del Gas o de las Ventas.Pepsi se acuerda de eso alguna vez, sobre todo cuando alicata. Lo sé porque de repente se queda parado, como pegado a las baldosas de la cocina cuando con el esparto quita la lechada y hace nevar. ¡Una para aquí! ¡Fresquita!, le grito y, al momento, vuelve en sí y menea la cabeza negando no sé qué.

Eso sí era trabajar, Pepsi, le digo.

Eso era una locura, me dice.

¿Y ahora qué?, le digo.

Ahora Coca-cola, me dice, como queriendo hacer raya con el pasado.


Pepsi hace tiempo que no sabe de Ramona, desde que se fugó con un argentino labiado que la llevó a conocer los mares del sur; y los conejos le huyeron en cuanto se hicieron mayores. Él sigue en el tajo, de siete a siete, categoría de oficial de segunda y sueldo de inmigrante ilegal, pero no le importa. Pepsi lo único que espera es que llegue la noche.


Alguna vez voy por allí, escondido al final de la sala para que no me vea. Peluca rizada, polvos de estrellas en los carrillos, pestañas de pantera, labios de vino y traje con mil volantes. Le oigo cantar imitando el acento gitano, y siento como verdaderos los golpes de pecho, el zapateo atronador, los giros desenfrenados, y la música del play-back que parece querer arañar los oídos. Aplaudo como un loco y arrastro a los de mí alrededor. Alguna vez arranco gritos de ¡Viva el Pepsi! Él mira sin ver al fondo de la sala, agacha el cabeza, sincero, y recoge en un abrazo imaginario la ovación, siempre corta, por la impaciente espera de los asiduos para que salga Tania y enseñe las tetas.


Por la mañana todo igual, paredes a enyesar. Si toca alicatado y se queda pegado le grito ¡Una para aquí! ¡Fresquita! y, al momento, Pepsi vuelve en sí y menea la cabeza negando no sé qué.


Fragmento de El laberinto de Noé

© Esteban Gutiérrez Gómez, 2007
Editorial La Tierra Hoy, S.L., 2007

1 comentario:

Tesa dijo...

Hola, Esteban, entré un ratito a verte, a leer esta relato tan chispeante como un aperitivo de lo que encierra ese arca de Noé que espero descubrir en breve.

Besos.