La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

lunes, 15 de septiembre de 2008

DAVID FOSTER WALLACE

Parece que fue el viernes, ya de noche, cuando DFW consiguió aquello que deseaba y por lo que él mismo pidió hace años ser internado.

DFW, el mejor escritor norteamericano actual, supo ver historias donde los demás no veíamos nada (no hay que dejar de leer La niña del pelo raro o Entrevistas breves con hombres repulsivos ); supo hacer con la escritura un ejercicio inverosímil (metaliteratura o el hombre que exprimía las palabras hasta colmar la paciencia del lector), un salto al vacío que, hasta entonces, muy pocos escritores habían intentado (Joyce, Cortázar). Y, en la mayoría de los casos, utilizó el cuento para demostrarlo.

Superando la etiqueta (ya sabéis, la palabra clave para que los más tontos sepan definir y saber a qué atenerse) de líder, terrible y carismático, de la penúltima generación de escritores norteamericanos, los posmodernos (al fín lo escribí), DFW ha optado por abandonar toda realidad.


Literariamente ya lo hizo desde sus primeros escritos, enseñando el camino a aquellos que no veían más allá de sus narices y no salían de la senda del perdedor, haciendonos ver desde otras perpectivas que todos estábamos, de una u otra manera, metidos en el mismo camino. Para ello, DFW utilizó todos los medios a su alcance, sin despreciar a sus creadores, pero superando lo que había.




Algunas consideraciones personales sobre la literatura de DFW :

De las formas:
-el cuento como realidad fotográfica (Cortázar y mucho más allá)
-toda palabra aún no ha dicho la última palabra
-la utilización de la descripción con fines contrarios a lo dictado por las normas hasta entonces
-unido a lo anterior, la provocación
-el realismo más escandaloso mostrado desde fuera del realismo (aquí su logro fundamental: para hacer ver el problema no hace falta ser parte del mismo)
-más allá del humor hay...
-la búsqueda del sentimiento escondido en el lector fuese de la forma que fuese (hay que conmocionarlo)
-y, en consecuencia, la importancia del fondo sobre la forma

Sobre el fondo:
-el mundo actual lo domina la televisión que nos tiene enganchados porque somos unos viciosos mirones (ver post en Bacovicious sobre el tema Vicarius del grupo norteamericano Tool)
-la basura informativa y sus perfectas mentiras asumidas por todos (somos unos viciosos mirones)
-el exceso de información provoca caos (pero somos viciosos y mirones)
-la incomunicación más extrema se da paradójicamente en la era global de Internet (viciosos)
-somos unos viciosos, nos va la adicción a lo que sea (por fin nos hemos convertido en los “felices apastillados” que decía Bioy Casares)
-todo lo anterior hace que el ser humano sea cada vez menos humano


Aquellos de vosotros que hayáis leído El laberinto de Noé, os sonará todo esto. Noé y su alter ego asumen que el mundo es una mierda y que, además, no tiene remedio. Sólo convenciéndose de esa realidad son capaces de encontrar ese otro mundo que estaban buscando. Ironías de la vida.

Por último, DFW nos deja una enseñanza sobre la que los amigos del cuento deberíamos reflexionar: lo escrito por él no sólo es aplicable a su Norteamérica (no fronters). En la actualidad, en el mundo global, capitalista, consumista y mediatizado por la televisión, lo mismo ocurre en cualquier país del mundo occidental y, por supuesto, en España. Ejemplos como la crisis petrolífera o la hipotecaria, el problema del terrorismo, el consumismo desaforado, los programas televisivos en lo que lo fundamental es reírse de la gente, del prójimo, porque es preferible reírse del vecino y no llorar por cómo te va a ti; la desestructuración de las familias, la deshumanización, la pérdida de valor de la educación, etcétera, etcétera y etcétera, son fondos únicos y permiten la expansión de la irreverencia más allá de las fronteras norteamericanas.

Tres cosas más:
Una. Esta entrada se debe fundamentalmente a Alvy Singer y a la gente de Masacre en los jardines, que esta mañana me despertaron con la noticia.
Dos. Ahora mismo, 17:43 horas, todavía se duda de la veracidad de la misma noticia en algún periódico norteamericano (véase cómo está el mundo).
Tres. Acabo de escribir del nuevo Joyce, y siento vértigo.

© Esteban Gutiérrez Gómez,2008

2 comentarios:

gsus dijo...

Efectivamente gran Esteban para hablar de la mierda hay que asimilarla antes, o como poco haberla probado y las nauseas hay que dejarlas para esos momentos que nos tiene reservado el tedio. No leí nada de este autor, y no soy consciente de la dimensión de la noticia, pero oigo y leo x ahí y x allá que es una perdida irreparable. Lo que me jode es que, cómo gente que se deja los güebos escribiendo así, acaban de está manera, en un acto tan cobarde para mí, quizá valiente para otros.

Saludillos amigo.

Ada dijo...

He sentido su perdida. Me enteré por el periódico y hacían una retrospectiva de su vida y de su obra. Creo que era un infeliz, no encontraba el punto de equilibrio para pesar lo bueno y compensar lo malo, sus ojos veían injusticia y dolor y eso le hacia amargado y triste. Quizá ahora encuentre la paz que tanto buscaba.