La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

jueves, 25 de septiembre de 2008

¡Vive! ¡Vive! ¡Vive! ¡Vive! (relato inédito)

Alguien escuchó sus gritos y llamó a la policía. Tuvieron que derribar la puerta. Olía a sal y a hierro oxidado. Siguiendo sus aullidos dieron con él. Con sus puños ensangrentados golpeaba incesantemente el pecho de ella sin dejar de gritar: ¡Vive! ¡Vive! ¡Vive! ¡Vive!
La policía no se atrevía a apartarle de aquel cuerpo convertido en un amasijo de carne y vísceras. La sangre cubría todo su pecho y sus brazos y su rostro. Los ojos parecían a punto de saltar de sus cuencas. Una y otra vez, como un imparable martillo hidráulico, levantaba las manos dirección al cielo y las descargaba sobre el cadáver gritando:
¡Vive! ¡Vive! ¡Vive! ¡Vive!
Le sujetaron los brazos entre seis o siete personas. En ese momento tensó su cuerpo arqueándolo hacia atrás como un toro, aulló larga y profundamente y, después, se derrumbó sobre el entarimado de madera como una estatua griega de mármol. El estruendo fue atronador.

Él llevaba dos horas intentando reanimarla con un masaje cardiaco.

Ella llevaba dos horas muerta.

© Esteban Gutiérrez Gómez

10 comentarios:

Apostillas literarias dijo...

Un buenísimo relato, Esteban, pero muy triste. Se siente el dolor que está viviendo el personaje.

BACO dijo...

Gracias, Magda, de eso se trata. Un beso

luisa dijo...

Un ritmo muy bueno el de tu relato. Frases cortas convenientemente colocadas, y dando los datos suficientes, con las largas, para situarnos en la escena. Tremenda, por cierto. La síntesis es perfecta. Sólo lo que interesa, obviando el resto. Impactante, a la vez que desesperanzador. La fe es lo último que se pierde, y la locura de la pérdida nos hace ser incoherentes con el equilibrio natural de las cosas; de la muerte en este caso. El ángulo de focalización, muy bien expuesto. Y por último, las preguntas: ¿Qué? ¿Quién? ¿Cómo?

Un beso, Esteban.

BACO dijo...

Superanálisis perfecto, Luisa. Se trataba de eso, de utilizar el ritmo como elemento fundamental de la narración. Besos

M dijo...

Me parece un buen micro, aunque me sobran las dos últimas frases. Redundan, creo, innecesariamente en la propuesta de significado que el relato ya se ha encargado de construir antes. Yo que tú me lo pensaba, te puede quedar aún mejor.

Un abrazo,

M.

BACO dijo...

Gracias por el comentario, M., lo tendré en cuenta.
Las dos frases, sobre todo la última, tienen una función de subrayado buscando más efectividad en el relato. Es posible que eso conlleve algo de pérdida en la complicidad del lector. Como te digo, lo tendré en cuenta.
Un abrazo

Tesa dijo...

Muy bueno el relato, quizá demasiado “redondo” con las dos últimas frases, que por el contrario hacen que la historia no pueda ser interpretada.

Si esas dos frases, el hombre transido de dolor y desesperación también podría ser un asesino.

Resultaría más inquietante, pero sería otra historia.

Tiene mucha fuerza.

Un abrazo,Esteban.

Veo que sigues en forma como narrador y como poeta

BACO dijo...

Hola, Tesa.
La verdad es que el secreto de un buen micro es precisamente saber guardar el secreto.
Esas dos últimas frases redundan como dice M. en la idea de lo que ocurre, si bien podría ocurrir la otra cosa que comentas, y el lector o disfrutaría descubiendo el secreto o se quedaría perplejo, dependiendo, fuandamentalmente, de su nivel como lector.
Cada vez estoy más convencido, esas dos frases sobran.
Un beso

gsus dijo...

esteban me acabo de enterar
porque lo acabo de leer

http://www.publico.es/culturas/160472/pequeno/maton

no sabes la satisfacción, al ver tu nombre junto a noe

abrazo
gigante.

BACO dijo...

Gracias, Gsús. Y yo me acabo de enterar por tí.
La vida es cuento.
Literavida.