La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

domingo, 15 de febrero de 2009

Vicente y Patxi. Libros de cuentos con Eclipsados




Los 20 relatos que integran Mi vida en la penumbra (Vicente Muñoz Álvarez) fueron publicados, en primitivas y diversas versiones, en el fanzine Vinalia Trippers y en los volúmenes Perro de la lluvia y otros cuentos (Iralka Editorial, 1997) y Los que vienen detrás y otros relatos (DVD ediciones, 2002. Ilustraciones de Miguel Martín) durante los años 1996 a 2002.
La presente antología incluye una selección de los cuentos más representativos de aquel período, reescritos especialmente para la ocasión y estructurados en un orden nuevo, y propone una lectura de los mismos sustancialmente distinta y, desde mi punto de vista, más homogénea.


Sangre, sexo, ultraviolencia, drogas, alienación, amor y desamor y crueldad y ternura ( presentes siempre de algún modo en mi prosa ), entre otras cosas, es lo que aquí y ahora, queridos drugos, os vais a encontrar.
Y la huella inconfundible del zine Vinalia Trippers.
Bienvenidos, pues, a esta penumbra.






Ajuste de cuentos es una recopilación de cuentos publicados y desperdigados en diferentes publicaciones entre 1991 y 2001: las míticas revistas El Europeo y El Canto de la Tripulación, periódicos como La Jornada (México) o populares fanzines como Monográfico o Vinalia Trippers. El libro se divide en cuatro grandes bloques: cuentos de amor (propio); cuentos de curriquis; cuentos punkis; y cuentos antimonárquicos.


Cada uno de ellos viene acompañados de un pequeño dibujo de Kalvellido, casi un exlibris, y hay un prólogo escrito por Kutxi Romero (Marea) y un epílogo de El Drogas (Barricada).


Entre medio, Patxi Irurzun en estado puro: 13 cuentos corrosivos, descacharrantes, tiernos, combativos...

Una muestra de los cuentos de Patxi:

Me gustan los gatos, los gatos callejeros. Hace unos meses el ayuntamiento colocó contenedores de basura por toda la ciudad y se lo puso difícil. Antes la basura se amontonaba en las esquinas y cuando bajabas al barrio andando podías ver turbas de gatos que huían a tu paso entre las bolsas de desperdicios. Eran gatos como los chavales del barrio, callejeros que se buscaban la vida entre las sobras de los ricos, callejeros castigados, como ellos, por eso; los chicos encerrados en coches Z, camino de la comisaría; los gatos apedreados por los niños, por los viejos, por todos.
Ahora no sé dónde están esos gatos salvajes.
A veces, antes, cuando los gatos lo tenían más fácil, algunos se te quedaban mirando con arrogancia, clavando sus preciosos ojos en ti, y maullaban, y hasta se dejaban acariciar, sin apartar nunca esa mirada descarada y brillante. Los gatos sabían que tú eras como ellos, un perdedor, un salvaje, un callejero, que tú también buscabas entre la basura de los hombres algo que te permitiera sobrevivir. Los gatos te miraban y tú te acordabas del sabor amargo de una cerveza, y sentías el humo de mil cigarrillos haciéndote cosquillas en los pulmones, y sabías que tenías los bolsillos vacíos, que eras pobre, y querías escupirle tu rabia y tu orgullo a alguien, a la sociedad, a la cara...
Ahora ya no sé dónde están esos gatos callejeros. El ayuntamiento, con sus contenedores, se lo puso difícil. El ayuntamiento, sin embargo, con sus contenedores, nos lo puso fácil a nosotros. Arden que da gusto.

Fragmento de Parpadeos (1991), relato incluido en Ajuste de cuentos (Patxi Irurzun).

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, Esteban !!! v.

BACO dijo...

De nada, caballero. A ver si me hago con uno y lo reseño.

Anónimo dijo...

Esteban, muchas gracias por todo, a ver si un día te puedo entregar personalmente uno de los libros. Igual nacho se anima y hacemos presentación en Madrid.

patxi

BACO dijo...

¡Ojalá, Patxi! No estaría de más que os dejaseis caer por aquí.
Ya he visto que la presentación estuvo genial (la fotito mola mucho).
Un abrazo