La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

lunes, 19 de octubre de 2009

SOLSTICIO DE VERANO (un cuento inédito)



SOLSTICIO DE VERANO

Estábamos casi todos. Chusa y Nora con las viandas y las velas de olor, los nenes echando carreras alrededor de la cama y Alfredo y yo mirando los álbumes de fotografías. Rosa ya no veía, pero parecía escuchar nuestros comentarios ¿Te acordás de ésta, de cuando Tonin ganó el torneo de bicicleta? ¿Vos viste la pinta que tenés acá? Y el peque Rober siempre cogido a sus faldas. Ella intentaba sonreír, seguro, una casi imperceptible media mueca de sonrisa, un pequeño abultamiento en las arrugas de la comisura de sus labios. Pusimos opera en la gramola y cantamos juntos “La bella bendición”, como a Rosa le gustaba, para empezar el solsticio antes de que se ocultase el sol. Vinieron Marga y la otra chica del hospital, les dijimos lo de la fiesta y no se extrañaron porque qué bonito, y trajeron guantes de goma para inflar, para hacer dragones a los nenes. También Picu y Bartolo llegaron con sus zapatazos de medio metro y sus trajes de color, guau, guau, ¿sabés quién se ha comido al perro? ¿Te has comido al perro? Es que era un perro salchicha, guau, guau, la punta de goma encarnada en la nariz, cartero y barrendero que en sus ratos libres reparten sonrisas por las camas del hospital. Y recordamos las fiestas en la pradera, y los asados de tira bajo las estrellas, y la fogata con los trastos viejos, porque escribe deseos y échalos al fuego purificador, y el traje de Lolita de Bienve y jugar con el polvo de las hormigas. Se veía cómo se apagaba, cómo se iba consumiendo. No poco a poco, muy deprisa. Y la música que no dejaba de sonar y los berridos de los nenes váyanse por favor, arrugas en la frente de Rosa que dicen que no, que se queden, que son vida. Y llegó la noche, y prendimos la pira en el patio. Estoy seguro de que llegó a sentir el calor, a oír el chasquido de los leños. Estoy seguro de que todavía esperaba.
Roberto llegó con las brasas, cuando el rojo candente guiñaba los ojos. Un silencio cómplice del mundo presagió su inminente aparición. Y ella lo supo, siempre presagiaba cuándo iba a llegar. Abrió los párpados con fuerza, sus ojos velados nada veían, pero sabía que había llegado. Y así fue, incluso los nenes callaron en sus gritos de indios alrededor de la hoguera. Nos saludó con la mirada cansada, vuelo desde Luján, se metió dentro y fuimos tras él.
Roberto se arrodilló junto a la cama y puso la mano sobre la frente de Rosa. Ella tembló ligeramente, un instante. Todos nos colocamos alrededor, observando cómo él la acariciaba con la mirada. De nuevo volvió el temblor, más fuerte, y Rosa abrió la boca como para respirar. Entonces Roberto se inclinó sobre ella y susurrando se lo dijo ¿Te querés ir ya? Ella cerró los parpados muy lentamente y luego los apretó con un gesto cansado. Fue entonces, cuando ya estábamos todos, cuando Roberto pronunció aquella frase tan maravillosa que jamás habíamos oído pronunciar a un hijo con tanto amor: Pues entonces vete, princesa.

Relato y fotografía: Esteban Gutiérrez Gómez, 2009


Un cuento inédito para empezar la semana. Espero que os guste.

7 comentarios:

Amaia dijo...

Sencillamente precioso!

BACO dijo...

Gracias, Amaia
besos

Miguel A. Zapata dijo...

Sí que es lindo, amigo Esteban. Y la foto es una pequeña Capadocia privada, ¿no? Abrazos.

Ada dijo...

Todo el relato es muy visual y te transporta a ese lugar descrito, lo que más me impacta es el final. Maravilloso y Bellisimo.
Besos

BACO dijo...

Me alegra que te guste, MAZ, a veces el corazón escribe solo en el teclado.
La foto es de una playa de La Palma, la bien llamada "isla bonita". Esperamos el anochecer para hacerla. Mereció la pena.

Sí, Chusa, está lleno de imágenes, de frazadas con historias. Creo que podría decise que condensa toda una vida porque todos traducimos sus silencios.
Me alegra que te guste.

Abrazos y besos.

luisa dijo...

Un relato triste. La muerte tiene muchas formas de llegar. Y es verdad que el que la espera puede dilatar su llegada. Es así como nos gustaría irnos a todos, con las personas queridas alrededor y sintiendo la vida correr a nuestro lado. Este personaje, me ha recordado a alguien querido para los dos, tal vez por el nombre de otro personaje secundario, tal vez… no sé.
Es un relato cargado de imágenes, de símbolos, de voces que llegan hasta esa cama donde está Rosa. Que huele a todo, menos a muerte. Precioso.

Un beso.

BACO dijo...

La muerte sólo es el final del camino (o quizás ni eso).
Sé por dónde vas, pero no tiene nada que ver. Elegí nombres cortos para no desviar la mente del lector.
me alegra que te guste.

Un beso