La enfermedad del lado izquierdo

La enfermedad del lado izquierdo
El destino no está escrito, ¿o sí? ---------- http://laenfermedaddelladoizquierdo.blogspot.com/

También estoy aquí...

También estoy aquí...
MI BLOG PERSONAL

viernes, 5 de diciembre de 2008

Entrevista a Jon Bilbao




Jon Bilbao es el autor del momento.
Su libro de relatos Como una historia de terror está siendo acogido con excelentes críticas.
Ha conseguido, además, el prestigioso Premio Ojo Crítico de Narrativa 2008.
Su propuesta literaria sorprende y atrapa.
Sobre este nuevo libro charlamos con él.




Esta es una entrevista centrada en Como una historia de terror, tu nueva propuesta narrativa. Lo primero que me llama la atención son las descripciones. ¿Qué valor tienen las descripciones en este conjunto de relatos?
Me gusta que los personajes no floten en el aire, que tengan un decorado sólido donde moverse. Cuando me planteo una historia una de las primeras cosas que trato de visualizar es precisamente ese decorado, aunque luego no lo plasmo totalmente al papel porque muchas cosas no son necesarias y la lectura se haría farragosa, pero sí quiero proporcionar al lector unas coordenadas claras. Por otra parte, en general trabajo con ambientaciones que, si bien no llegan a ser “un personaje más”, sí que tienen una influencia importante en el comportamiento de los personajes. Esto, el detenerme en la ambientación, puede que se salga de la ortodoxia clásica del relato, ortodoxia quizá mal entendida, en la que todo tiene que ser muy enjuto, ir muy al grano, que no haya nada de grasa. Es una ortodoxia contra la que personalmente me rebelo.

Bueno, la riqueza en las descripciones no deja de ser un método muy Cheever, por poner un ejemplo.
Totalmente. Esa ortodoxia de la que hablo, que se da bastante en la literatura en castellano, me parece una interpretación errónea, por lo literal, de la anécdota del clavo de Chejov: eso de que todo tiene que tener un propósito y debe haber una sorpresa al final. Y está muy bien, pero también pueden hacerse cosas diferentes aplicando al relato técnicas propias de la novela corta o de la novela a secas. Esto es algo que me interesa mucho y con lo que he jugado en este grupo de historias.

La impresión que da la lectura de los cuentos es que el ambiente que rodea a los personajes, a pesar de lo que me has dicho antes, es un personaje más en los relatos y, en alguno de ellos, el personaje principal.
Esa atmósfera es determinante en el sentido de influir sobre el comportamiento de los personajes, como en el relato que da título al libro, “Como una historia de terror”, que se desarrolla en una casa de paredes transparentes, situada junto a un bosque tenebroso, que parece que va a devorarla. Un decorado semejante está ahí por una razón. Su presencia trae consecuencias.

Da la sensación en estas narraciones que todos los personajes buscan un giro en su vida, que lo que ocurre es una especie de viaje iniciático, ¿es ese el hilo conductor de todas las narraciones?
Como una historia de terror no es una colección planteada como tal desde un principio. Nunca pretendí que los relatos estuvieran enlazados, que tuviesen un hilo conductor común, sino que fueron escogidos por mí y por la gente de Salto de Página entre otros muchos que tenía escritos, basándonos en los criterios de calidad y variedad: diferentes ambientaciones, diferentes puntos de vista, extensión, primera persona, tercera, finales más o menos abiertos, finales cerrados... Pero luego, cuando me puse a revisarlos me dije: ¡Sí hay un punto en común! Y éste es el de las huidas. Casi todos los personajes están escapando de algo. En sus vidas hay algo que no les satisface y deciden poner tierra por medio. Unos se van a Londres, otros a una isla del Mediterráneo, otras a California, otros a un bosque en mitad de ninguna parte... Pero lo que en realidad sucede es que esos personajes están huyendo de sí mismos, y eso es algo que no puede hacerse. Por eso en sus lugares de retiro sus insatisfacciones y terrores resurgen, y además potenciados. Efectivamente, hay un giro en sus vidas y no es un giro para bien.

Me llama la atención en estos cuentos tu búsqueda de la palabra exacta y la frase medida. Quiero decir que me da la impresión de que eres un artesano a la hora de escribir.
Doy muchísima importancia a las revisiones. En este sentido soy bastante obsesivo. A partir del borrador inicial hago numerosas versiones, puliendo, corrigiendo.

De estos siete cuentos, me gustaría que descubrieses a los lectores la intrahistoria de uno de ellos.
“Rata”, el relato más corto del libro, es para mí el más singular. Le tengo cariño porque lo escribí de una forma que no es la habitual en mí. Me vino a la cabeza de golpe: comienzo, desarrollo y desenlace. Lo escribí en una tarde, lo revisé al día siguiente y así se ha quedado. Fue como un vómito del subconsciente.

Eso es muy de Cortázar, ese escribir del tirón, esa revelación.
Fue un flash, algo que sólo me ha pasado una vez (al menos con buenos resultados).

Para acabar la entrevista, me gustaría que contases a los lectores qué es lo que estás leyendo ahora mismo, cuáles son los libros o autores que te influenciaron y cuál es tu próximo proyecto.
De entre lo último que he leído, me ha gustado mucho Adiós, hasta mañana de William Maxwell, una novela corta del que fue durante bastante tiempo editor de ficción de la revista The New Yorker. Es una novelita preciosa, redonda, de esas que te hacen pensar: “Joder, yo escribo esto y me retiro”. Muy bonita, sensible, muy bien hecha.
Lo de las influencias es difícil de concretar, así que prefiero citar a (algunos de) mis escritores favoritos: Melville, Faulkner, Cormac McCarthy y, dentro del género del relato, John Cheever, todo John Cheever, sus novelas, sus cuentos y sus diarios.
Respecto a mis proyectos, tengo terminada otra colección de relatos y ahora estoy trabajando en mi segunda novela, con mucha calma.

JON BILBAO
Nació en Ribadesella (Asturias) en 1972 y estudió Ingeniería de Minas en la Universidad de Oviedo. Antes de dedicarse a la escritura trabajó en diversos lugares, entre ellos una central nuclear y una refinería de petróleo. En 2005 participó en la recopilación Ficciones, publicada por la editorial Edaf en colaboración con la Asociación Colegial de Escritores, y el mismo año obtuvo el premio Asturias Joven de Narrativa con el libro 3 relatos. En 2007 resultó ganador del XXXVI Concurso de Cuentos Ignacio Aldecoa por el relato Calor. En el catálogo de Salto de Página ha publicado la novela El hermano de las moscas y la colección de relatos Como una historia de terror. En la actualidad reside en Bilbao, donde trabaja como guionista de televisión.
Como una historia de terror

© Texto e imágenes: Esteban Gutiérrez Gómez

2 comentarios:

luisa dijo...

Me ha parecido muy interesante el método de Jon Bilbao. Aplicar al relato técnicas propias de la novela corta o de las narraciones largas, creo que es bastante acertado. La primera vez que leí a Fante quedé impresionada de cómo trataba a los objetos, como si en realidad fuesen entes animados que interactúan con los propios personajes. Por lo que he podido leer en la entrevista, creo que Jon los maneja igual. Los implica. También creo que el método de revisión y hacer numerosas versiones del mismo cuento hasta dar con la idónea, es la más atinada. Imagino que todo ello quedará reflejado en su trabajo. Aunque reconozco que a mí, particularmente, me encantan los finales “explosivos” y una cosa no debe estar reñida con la otra. Ambas son la mejor mezcla. La temática de “Como una historia de terror” es una de mis favoritas. Será ineludible que lo lea.

La entrevista me ha parecido estupenda. Me hubiese gustado que fuera más larga. Eso debe de ser buena señal. Si alguna vez tengo oportunidad de hablar con el autor, le preguntaré algo relacionado con el género de este tipo de historias. Considero que es más difícil de lo que parece, y el tratamiento no será el mismo de las convencionales.

Un beso.

BACO dijo...

Estoy contigo en todo.El libro es una maravilla. Atrapa al lector.
Bexos